Superficies para entrenar

No es igual entrenar en la ciudad que en el campo

No es igual entrenar en la ciudad que en el campo

Si el corredor de fondo tiene la posibilidad de elegir la superficie de entrenamiento, es recomendable frecuentar superficies blandas o alternar el terreno, evitando el desarrollo constante sobre cemento o cualquier superficie dura. El constante efecto rebote del cuerpo sobre la superficie determina diferentes respuestas del organismo. En muchas oportunidades el desgaste de los miembros inferiores puede motivar lesiones y estrés en la estructura muscular.

Elección del terreno

Las diferentes superficies de entrenamiento tienen sus particularidades. Las superficies duras no son las mas recomendables para desarrollar los entrenamientos de un corredor de largas distancias, los riesgos de lesión por estrés, rebote, y desgaste, son numerosos. Sin embargo las superficies blandas también tienen sus riesgos.

Correr sobre césped, por ejemplo, no tiene los riesgos del cemento en la estructura física, pero el desconocimiento del terreno puede ocasionar lesiones por malos pasos, dobladuras de tobillo, estiramientos inesperados en los miembros inferiores y numerosas situaciones relacionadas con la estructura geográfica. Aun cuando ambas superficies pueden tener sus inconvenientes para ser observados; es recomendable desarrollar los entrenamientos en superficies blandas y alternar con extensiones duras. Las competencias en su mayoría se desarrollan sobre cemento, por esa razón el deportista debe adquirir experiencia sobre ese terreno.

Observación

En muchas oportunidades el deportista no tiene elección. Los corredores que entrenan en los grandes centros urbanos tienen numerosas dificultades para encontrar los espacios necesarios para desarrollar sus entrenamientos. Es decir que mientras algunos pueden encontrar algún parque para entrenar, otros deben desarrollar sus rutinas todos los días sobre cemento. En estas situaciones el corredor debe realizar una cuidadosa selección del calzado y cuidar la recuperación de su estructura muscular.

Observar los signos que manifiesta el organismo es de gran importancia para detectar cualquier síntoma de lesión a tiempo. Cuando el corredor no tiene elección debe tomar con dedicación las rutinas de entrenamiento y observar atentamente la respuesta de su físico a los ejercicios. Además lo importante es el aporte benéfico del entrenamiento a toda la salud del individuo. Correr es una actividad gratificante, la elección de la superficie y su observación es una situación complementaria de la actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *