Que la Navidad no te prive

Acaba el verano, nos proponemos mil cosas para el nuevo curso y queremos cumplirlo. Empezamos con ánimo y ganas, nos lo tomamos enserio, pero conforme pasan las semanas y los meses vamos perdiendo el interés y cada día nos apetece más aprovechar el tiempo libre en casa descansando. Por no hablar de Navidad.

Entre que el frío te dificulta salir de casa y que los excesos de comida y bebida son típicos en estas fiestas, seguir con tu plan para encontrarte bien se hace un verdadero reto en sí. Los problemas de salud más habituales durante estas fechas son los derivados de los excesos que hacemos con la comida, los dulces y la bebida: empachos, acidez y digestiones pesadas.

Está estudiado que una persona puede engordar en estas fechas una media de 3 ó 4 kilos en tan solo dos semanas. Y parecen pocos atendiendo a la multitud de comidas que hacemos: aperitivos, primeros y segundos platos platos bien fuertecitos, turrones, polvorones… y todo ello acompañado de champagne o variantes. Parece que con este panorama lo que habría que pedirle a los Reyes Magos es simplemente no engordar.

Plan de choque

No nos asustemos. Esto son solo datos y aún estamos a tiempo de remediarlo. Una buena forma de no descuidarnos es pensar en comer saludablemente. No todo está prohibido y puede sorprenderte qué cosas no tenemos que dejar de lado. Evidentemente los atracones de turrón o peladillas no nos darán más que, como mucho, un buen dolor de tripa por pasarnos, pero te proponemos algo, ¿qué pasa con los ibéricos?

Precisamente estos son el tipo de comida que no hay que dejar, pues son productos cardiosaludables y muy beneficiosos, así como el vino, su perfecto acompañante. Si estás pensando en pasar las navidades con la mayor salud posible, mete en tus menús los ibéricos. Las oportunidades son muchas pero si tampoco tienes mucho tiempo hay una manera fácil y sencilla de tener lo mejor al menor esfuerzo: consulta la Tienda Osborne y elije cuál de los lotes se adapta mejor a tu gusto. Porque en Navidad no tenemos necesariamente que privarnos de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *