Mejor no botar

Los pies, cuanto más pegados al suelo, mejor

Los pies, cuanto más pegados al suelo, mejor

Aunque parece algo sencillo, algo que cualquiera puede hacer a poco que se fije o se concentre, nunca está de más dar algún consejo a los corredores botadores. De entrada, deberían acostumbrarse a poner los pies en el suelo con mucha más suavidad, sin brusquedades ni aterrizajes de ningún tipo. En esencia, se trata de pensar que arrastramos los pies pero sin llegar a arrastrarlos. De mantenerlos lo más cerca posible del suelo para acostumbrarnos a que el movimiento, que al principio tal vez nos parecerá un poco extraño, se acabe convirtiendo en algo absolutamente mecánico y natural, tan sencillo como eficaz y, sobre todo, menos cansado. Como ha dicho alguien alguna vez, superar la gravedad es algo imposible, pero no sincronizarse con ella, convertirla en nuestra aliada.

Ejercicios específicos

Para familiarizarse con esta forma de correr, algunos expertos recomiendan ejercicios específicos que, añadidos a los cambios de costumbres, acostumbran a dar magníficos resultados. Uno de los más extendidos es el de toque ligero, que se realiza en pleno rodaje durante cerca de medio minuto. Durante este tiempo debemos concentrarnos en tocar el suelo lo más ligeramente posible, de tal forma que el ruido desaparezca o sea casi inexistente. Como es obvio, los fondistas que practican su deporte favorito con un iPod deberán desactivarlo mientras realicen esta prueba, ya que en caso contrario no podrán tener la certeza de estar haciéndolo bien.

Recurrir a la imaginación

Uno de los principales gurús de la maratón, Jeff Galloway, recomienda muy a menudo a los atletas que desean mejorar su forma de correr que se imaginen que están corriendo sobre brasas ardiendo o sobre un estanque helado. Sólo se trata de un esfuerzo de imaginación, que a nadie se le ocurra probarlo de veras a menos que se esté preparando para ser faquir.

Resultados eficaces

Una vez el atleta se acostumbra a realizar toques ligeros, puede ir incluyéndolos cada vez con mayor frecuencia en sus rodajes. Casi sin darse cuenta irá mejorando notablemente su forma de correr y al final no tendrá que hacer ningún esfuerzo para trotar a ras de suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *