Entrenar el pensamiento y la postura corporal

Los pensamientos juegan un rol particularmente importante para el rendimiento del deportista, son muchas las posturas y actitudes físicas que repercuten en nuestra predisposición anímica en la carrera. Algunos detalles de nuestra postura corporal son muy influyentes en el desempeño del atleta, en entrenamientos y en carreras de competición.

Concentración

En el transcurso de la carrera el deportista realiza innumerables cálculos que llevan a exigir la concentración de su mente. Sin embargo en algunas oportunidades, no presta atención a determinadas acciones físicas que tienen un efecto negativo en la respuesta del organismo. Una de las acciones más comunes y ampliamente analizada por especialistas es la dirección de la mirada.

Cuando se esta realizando esfuerzos o se esta corriendo en cuestas, no es aconsejable mirar las puntas de los pies al correr, ya que psicológicamente nos predisponemos a descansar, en esa situación no estamos prestando atención a los restantes signos del contexto, sino que por sentir cansancio bajamos la mirada y de esa manera, también perjudicamos nuestra postura en la carrera. Lo mejor cuando el atleta observa esa situación es corregir inmediatamente la postura. Debido a los innumerables cálculos que la mente del deportista esta realizando, no percibe inmediatamente el error de su mirada.

En la carrera el atleta calcula distancias, percibe la dirección del tiempo, calcula la velocidad de otros atletas, exige su organismo y disminuye la velocidad para recuperar fuerzas, respira en profundidad y luego retoma el control para estabilizarse, todas estas acciones están administradas por los pensamientos del deportista que muchas veces también comete el error de pensar en el cansancio.

Las manos

Muchas veces, sin darse cuenta, el corredor realiza la actividad con los puños cerrados, se exige, pero haciendo esto, los músculos están tensos, no esta corriendo relajado, y no esta ocupando el mejor esfuerzo en el resto del cuerpo. Es decir no se esta concentrando en las piernas, donde están los principales músculos implicados en la carrera. La posición de las manos debe ser relajada, correr como si estuviera sosteniendo un huevo en la palma de las manos; de este modo el correr mejorara la postura.

El trabajo en el pensamiento y la postura física ante la carrera son dos elementos sumamente importante que pueden trabajarse en los entrenamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *