Correr y nadar

Cuando se sigue una rutina de entrenamiento especifica y rutinaria, muchas veces se presenta la situación de desmotivación. Si bien la desmotivación por el entrenamiento puede presentarse en cualquier momento, es importante tener una buena preparación mental para saber sobreponerse a diferentes situaciones. Ante las eventualidades de desgano, realizar prácticas como natación son de gran ayuda para mantener el físico en forma y alternar los entrenamientos.

Objetivos

Al comenzar un plan de entrenamientos es necesario definir objetivos claros. El hecho de entrenar para lograr una meta es una posibilidad de motivación que no puede dejarse de lado. En los días en que el corredor no siente deseos de salir a ejercitar sus piernas, recordar el trabajo realizado y lo cerca que se encuentra de cumplir objetivos planteados es de gran ayuda para movilizar el cuerpo. Cuando los deportistas sienten el peso del cansancio en su predisposición física para cumplir rutinas de entrenamiento, deben preguntarse si están entrenando excesivamente o simplemente sienten el aburrimiento de realizar la misma rutina durante tiempos prolongados. Si se siente un exceso de cansancio estamos ante la posibilidad de que aparezca la desmotivación. Por esta razón, la rutina de ejercicios debe ser organizada de acuerdo a la forma física y necesidad de cada atleta.

Natación

Una manera muy recomendable de romper la rutina de largo tiempo de ejercicios y entrenamientos el alternar con otras actividades deportivas o correr en compañía de alguna otra persona. Entre las numerosas alternativas deportivas que pueden realizarse encontramos la natación.

Esta actividad tiene numerosos beneficios, que se complementan perfectamente con el deporte al aire libre. Entre esos beneficios encontramos el gran desarrollo aeróbico y la implicación de todos los grandes grupos musculares, esta acción a cualquier deportista le sirve de complemento de sus entrenamientos. También aporta una gran sensación de seguridad y por su fácil desarrollo hace posible su práctica a personas que por distintos motivos no pueden realizar otras actividades físicas. Muchos deportistas que se recuperan de lesiones, realizan la practica de natación para fortalecer nuevamente sus músculos y lograr un movimiento aeróbico sin necesidad de realizar grandes esfuerzos y evitando ejercicios de rebote e impacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *