Correr con uno mismo

Al entrenar el deportista observa numerosas situaciones que se presentan en el ámbito de la carrera. Muchas veces observar los signos del físico es una prioridad cuando el corredor esta entrenando para una competencia. Pero además de las situaciones propias del ejercicio, el deportista se ve afectado por las constantes situaciones contextuales. En las ciudades el intenso movimiento alrededor del ejercicio es una de las situaciones que acosan al corredor en forma inconsciente. El ruido de vehículos, diálogos, aviones, personas trabajando, son algunas de las acciones que rodean al corredor. Ante estas situaciones lograr la concentración adecuada suele ser todo un desafío.

Música

Ante la gran cantidad de ruido, y buscando una concentración sostenida, muchos deportistas deciden escuchar música mientras corren. Es imposible lograr silencio en la ciudad, escuchar el ruido de la brisa, pájaros cantando o el ruido de hojas al moverse con el viento. Estas situaciones solo la viven corredores que pueden alejarse de los centros urbanos para llevar adelante el plan de sus entrenamientos.

Los deportistas que logran encontrar un lugar en la gran ciudad desarrollan su actividad en medio de la jungla de cemento y todos sus ruidos. Al escuchar música el corredor tiene la posibilidad de encontrarse con uno mismo. Prestar atención a sus movimientos, seguir los signos de cada esfuerzo y distender la mente del estrés y los problemas de la vida diaria. Correr escuchando música es para muchos un consejo de concentración.

Bienestar

El bienestar del organismo al realizar deporte debe ser una constante y no un esfuerzo inmerecido. El deportista debe realizar el plan de entrenamientos cuidando su físico. Escuchar música al correr es una excelente herramienta de concentración, sin embargo se debe tener en cuenta que el ejercicio debe ser acompañado por la predisposición emocional del deportista y no por un sentimiento de obligación. El ejercicio debe desarrollarse naturalmente para de este modo evitar situaciones de lesión y de esfuerzo exagerado. El sonido en los oídos contribuye en gran medida a combatir el contexto de estrés y motivar un momento de ejercitación agradable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *