Cansancio al correr

El cansancio es intrínseco a la actividad de correr

El cansancio es intrínseco a la actividad de correr

Cada corredor es distinto y cada sesión de entrenamiento también, pero si conocemos nuestro cuerpo sabremos hasta dónde podemos llegar y hasta qué límites podemos llevar nuestro cansancio. Los únicos que tienen excusa son los novatos, que están descubriéndolo todo y renuevan una y otra vez sus prestaciones y expectativas, pero los demás deberíamos estar muy atentos a los signos de fatiga.

Normal o anómalo

Se trata de saber diferenciar lo que puede considerarse normal de lo que empieza a entrar en el terreno de lo anómalo. A veces la frontera es muy imprecisa, pero en caso de duda es mejor escuchar al cuerpo y dejar de correr o terminar cuanto antes la sesión. Fatigarse por fatigarse no tiene ningún sentido y puede conducirnos a una especie de cansancio crónico o, peor aún, a alguna lesión de la que tendremos que recuperarnos con mucha paciencia.

Paciencia sin locuras

Quizá esa sea la clave: ser pacientes y no esperar resultados demasiado rápidos. El consejo vale tanto para los principiantes como para los corredores más experimentados, que en ocasiones se olvidan de lo básico y cometen errores absurdos. Cometer locuras un día concreto puede que no pase factura, pero si éstas se repiten con cierta frecuencia es casi seguro que nos acabaremos resintiendo y, como es lógico, aparecerá el cansancio.

Ritmos y distancias

¿Cómo evitarlo? Tan sencillo como respetar los ritmos que sabemos que nos convienen o, si todavía no los hemos averiguado, intentar hacerlo de forma progresiva, sin cambios demasiado bruscos. Además de correr demasiado rápido, el otro factor clave, por supuesto, son las distancias. Si estamos corriendo habitualmente cinco kilómetros, no podemos pretender correr el doble de un día para otro sin ni siquiera cansarnos.

Causas y opciones

Por lo tanto, es indispensable tener una perspectiva muy clara de lo que estamos haciendo y, si aparece el cansancio, descubrir cuáles son sus causas y valorar las opciones que tenemos al alcance para procurar que todo nos resulte más sencillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *