Agua

Entre el sesenta y el setenta por ciento del cuerpo de un adulto esta compuesto por agua. El agua es un elemento esencial en la vida del ser humano, incluso más esencial que los alimentos. Sirve como medio de transporte para todos los nutrientes, al tiempo que ayuda a mantener constante la temperatura corporal.

Si bien los deportistas actuales utilizan bebidas isotónicas para administrar la hidratación en la carrera, es importante destacar que la administración del líquido en el cuerpo debe ser una gran responsabilidad del atleta.

Administración de agua

Todos los seres humanos, perdemos diferentes cantidades de agua en el transcurso del día, cuando orinamos, defecamos, por la respiración y por la sudoración. La temperatura de todo el organismo depende de la administración de este recurso vital; por esa razón, en promedio necesitamos dos litros de agua diariamente para reponer nuestras perdidas naturales.

En los deportistas se le otorga tanta importancia al tema de la hidratación ya que las pérdidas de agua por sudoración se incrementan considerablemente. Una persona no entrenada elimina 0.8 litros de agua por hora, un deportista, en cambio, elimina dos o tres litros de agua por hora, durante entrenamientos y competencias.

Efectos de la pérdida de agua

Si la hidratación no es buena, nuestro organismo manifestara la falta de agua en diferentes niveles, la performance disminuye de manera notoria y el cuerpo sufre daños por el desgaste de energía. La perdida de entre el uno y el cinco por ciento de agua en el organismo provoca sed, malestar, reducción de movimiento, seritema, inquietud, cansancio, aumento del ritmo cardíaco, aumento de la temperatura, nauseas y falta de apetito.

La sed es un signo de gran importancia para la observación del atleta, si después de estos síntomas el organismo, llegara a perder entre un seis y un diez por ciento de liquido, comenzaríamos a sentir mareos, dolor de cabeza, falta de aliento, disminución del volumen sanguíneo, concentración de la sangre, sequedad de boca, cianosis, dificultad para hablar, incapacidad de andar y en nuestras articulaciones y musculatura un hormigueo característico de la situación. Por todo lo expresado el deportista debe prestar especial atención a su hidratación, el suministro de agua nunca debe ser escaso en la actividad deportiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *