Entrenar con lluvia: mejor de lo que pensabas

Uno de los motivos por los que se deja de entrenar o por los que aparece la temida pereza, son las condiciones meteorológicas, pero son muchos los que desconocen los puntos positivos de entrenar en exterior cuando aparece la lluvia.

La lluvia es uno de los impedimentos que más odian los deportista. Ciclistas, runners y atletas suelen ser los más damnificados cuando el cielo avecina aguacero, suelen sustituir la calle por gimnasios o lugares cubiertos.

Ya sea miedo a las caídas, resbalones a causa del escurridizo pavimento o bien la creencia de a mayor lluvia mayor frío. El caso es que entrenar con estas condiciones suele derivar en un motivo de excusa.

No engañarse, la lluvia no es la excusa para no entrenar

Siempre debemos llevar un calzado adecuado a la hora de entrenar, independientemente de las condiciones o del tipo de deporte que practiquemos, pero si llueve, más aún.

Existen infinidad de modelos de zapatillas deportivas con características que tienen en cuenta las superficies mojadas, el agarre en asfalto o incluso la humedad. Es cuestión de probar y consultar a expertos en calzado deportivo.

Una creencia popular que muchos desconocen a la hora de entrenar es el falso mito de cuantas más prendas mejor, ya sea por creer que menos se mojaran o porque menos frío pasarán.

Pues bien, falso; lo primero que se debe saber es la necesidad de contar con un impermeable. Esta prenda permite que el agua no penetre, además de ser barata y muy ligera.

Además, estas prendas suelen ser fáciles de guardar, por lo que sí desaparece la lluvia y aparece el sol, en un momento podremos atarla en la cintura o enrollarla en sí mismo, así dejará de estorbarnos a la hora de entrenar.

Una vez contemos con este impermeable o chubasquero, es importante no llevar debajo muchas más prendas. De hecho, lo ideal es contar con una única camiseta lo más transpirable posible.

Otra creencia popular que también suele estar equivocada es el asociar el frío o las bajas temperaturas a la lluvia, un mito que está totalmente disfrazado.

Cuando aparece la lluvia, las temperaturas suelen ser más suaves y presentan menores oscilaciones, por lo que evitar llevar menos ropa será lo adecuado para que el agua no se quede en ella y evite la sensación de frío en el cuerpo.

Alimentación y ducha para acabar de entrenar

Antes de dar por finalizado nuestra rutina de entrenamiento, siempre debemos estirar los músculos que más hayamos empleado, con la humedad los músculos tienden a sobrecargarse más de lo normal.

Una vez acabe nuestro entrenamiento, seguramente lleguemos a casa empapados y con sensación de frío. Como siempre, meterse en la ducha nada más acabar de entrenar es lo ideal, y esta vez no solo por higiene (que también), sino para evitar posibles catarros.

Sabemos que no es fácil, pero tratar de evitar el agua demasiado caliente es lo mejor para evitar cambios bruscos de temperatura. El aumento de fiebre suele aparecer cuando se producen repentinos cambios de frío a calor o viceversa.

Si siempre recomendamos la ingesta de proteínas, una vez finalicemos de entrenar, con la sensación de humedad y frío, más aún si cabe, pero esta vez trataremos de consumir alimentos cálidos, bien sean sopas, caldos, infusiones o tés.

Esperemos que estos consejos os ayuden a la hora de entrenar cuando aparezca la lluvia en vuestro lugar de entrenamiento habitual y no caigais en la excusa para evitar salir a la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *