Alimentación > Antes de entrenar

Empezar a correr (I)

Escrito por Josep Pastells / 13 de mayo de 2009

Todos los corredores, incluso los más experimentados, tienen que partir de cero al empezar a correr. Algunos están más dotados que otros y unos cuantos quizá parten con la ventaja de haber practicado anteriormente otros deportes, pero en todos los casos tienen que pasar por un proceso de aclimatación que, en ocasiones, no resulta nada sencillo. En realidad, muchas personas no pasan nunca de esa primera fase porque descubren que les supone más esfuerzo del que se imaginaban. Quieren correr, pero no saben cómo empezar a hacerlo.

El momento en que decides empezar a correr es muy importante

El momento en que decides empezar a correr es muy importante

Cualquiera que no haya corrido nunca puede caer en la tentación de imaginarse que se trata de algo muy sencillo, que basta con enlazar zancadas y ya está. Puede que en el fondo sea así, pero lo cierto es que, como cualquier actividad que no dominamos, presenta sus complicaciones y hay que saber cómo afrontarlas. Por muchos manuales que existan sobre el tema, cada corredor es único y lo que funciona para unos no tiene porqué servir para otros, pero en líneas generales sí que pueden establecerse unas pausas aptas para todos.

Demasiado rápido

Muchos aspirantes a runners se sorprenden de lo cansado que puede llegar a ser correr. Es cansado, sin duda, pero casi siempre lo parece más porque van demasiado rápido. Pueden correr cien metros en trece segundos y se imaginan que podrán mantener la velocidad todo el rato. Y la mantienen, pero el rato dura poco, poquísimo. Nada mejor que nuestro propio cuerpo para indicarnos cómo debemos correr, pero hay que aprender a escucharlo.

Paciencia y humildad

Encontrar el ritmo adecuado no es fácil. A veces implica aceptar que vamos muy despacio o que somos incapaces de correr medio kilómetro sin acabar fatigados. No pasa nada. Es lo más natural del mundo. Nuestro organismo está preparado para resistir el cansancio o, mejor dicho, prepararnos para lograr que aparezca cada vez más tarde. Es algo tan sencillo como ir mejorando poco a poco, con paciencia y humildad.

Cabeza y disciplina

Empezar a correr implica una cierta disciplina. Y también mucha cabeza. Cuando consigamos correr un kilómetro de un tirón, no podemos pretender correr dos al día siguiente, ni completar la misma distancia en dos minutos menos. Hay que tocar con los pies en el suelo, ser realistas y entender que los progresos llegan lentamente. Lo más sensato, siempre, es marcarse mejoras muy modestas semana tras semana. Cuando no nos demos cuenta, habrán pasado meses y las mejoras serán espectaculares.

Tags: ,

3 comentarios

  1. Felipe

    Llevo unas semanas corriendo y creo que voy a tener que seguir tu consejo de marcarme mejoras más modestas porque de lo contrario terminaré retirándome. Gracias por tus consejos.

  2. Josep Pastells

    Muy bien, Felipe. Creo que tampoco se trata de dejar de lado la ambición, pero sí de plantearse mejoras realistas e irlas alcanzando poco a poco.

  3. javier

    yo soy fumador de media vida y ahora quiero prepararme para unas oposiciones pero me cuesto orreores me pongo y al final termino dejandolo asi sucesivamente aunque aguanto bastante mas en cinta que saliendo a pistas o por la calle poor que puede suceder eso me podriais indicar un entrenamiento para empezar que no fuese muy duro

Deja un comentario